MEDIO AMBIENTE

Cómo empezar una primavera sostenible

Flores, tardes soleadas y abrigo fuera, ¡llega la primavera! Cada vez notamos su llegada antes y ya hay estudios que demuestran que uno de los efectos del cambio climático es el adelanto de esta estación por la falta de lluvias. La primavera puede ser una buena época del año para empezar a ser más sostenible, ¿no crees? Te damos algunas ideas para darle la bienvenida de la mejor manera posible.

Flores, flores y más flores

Con el buen tiempo el cuerpo nos pide una escapada. Desconecta y aprovecha esta época para visitar los mejores lugares en los que puedes disfrutar de la explosión floral primaveral. Aire libre, naturaleza y paseos agradables para ver melocotoneros en Cieza (Murcia), almendros en el parque Quinta de los Molinos en Madrid, cerezos del Valle del Jerte en Cáceres o ciruelos en flor en Nalda, en La Rioja. Recuerda que en estos lugares también hay varias rutas para hacer en bici.

Fruta para refrescarte

La subida de temperaturas en esta época hace que nos apetezcan alimentos refrescantes. Es temporada de algunas frutas con las que puedes preparar un delicioso zumo como por ejemplo la combinación de naranja, fresa y plátano. Para darle un toque de sabor final, elige una de nuestras pajitas comestibles Sorbos. Las ideales para los zumos son las de lima, fresa o manzana.

¡Es tiempo de plantar!

Si tienes huerto ya sabes que es el momento de plantar casi cualquier cosa, en esta época puedes sembrar berenjenas o calabacín y recoger sus frutos en verano.
Si no tienes huerto, pero sí tienes un balcón o alguna ventana ¡anímate! Puedes plantar judías, pimientos o incluso hierbas aromáticas como tomillo, lavanda o cilantro. Además, le darán vida y color a tu balcón o ventana.

Celebra el Día Mundial del Agua

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del agua para que recordemos lo esencial que es para todos. Es importante ser conscientes del consumo que hacemos y ser más responsables para no malgastarla. Aquí van 3 consejos básicos para ahorrar:

  • Usa el lavavajillas solo cuando sea estrictamente necesario. Sabemos que odias fregar y es más cómodo, pero al utilizarlo gastas una cantidad de agua considerable, si no es necesario, puedes fregar algunos utensilios de la cocina y ahorrar ese consumo.
  • Reutiliza. Si para cocinar, has lavado algunos alimentos como frutas o verduras, utiliza esa agua para regar las plantas o si el agua de tu ducha no sale caliente al principio, utiliza un recipiente para almacenar la fría y úsala después para cualquier cosa.
  • Riega en buen momento. Si tienes plantas lo mejor es regarlas a primera hora de la mañana o por la noche, para evitar que se evapore, sobre todo en los meses de verano.

Apunta estas ideas y disfruta al máximo de esta maravillosa estación que nos permite pasar más tiempo al aire libre, disfrutar de la naturaleza y aprovechar los rayos de sol.