DÍA ESPECIAL

Todo el mundo tiene un papel que desempeñar

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una cita propuesta en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro el año 1992. El propósito de esta efeméride es promover la conservación y el buen uso de nuestro recurso más preciado, teniendo en consideración las recomendaciones de las del Programa 21 de la ONU por el desarrollo sostenible del planeta.

La edición de este año trata sobre el agua y el cambio climático, y cómo ambos están inevitablemente vinculados. Los seres humanos necesitamos agua para sobrevivir, al igual que todos los sistemas de los que dependemos, como la asistencia sanitaria, el comercio o la industria; pero los efectos del cambio climático generan escasez y un agua más contaminada, poniendo en peligro a miles de personas de todo el planeta.

 

Los planes de acción para combatir el cambio climático deberían poner el foco en la gestión segura y sostenible del agua. La demanda es cada vez mayor, pero debemos usarla de manera más responsable para garantizar que todas las personas del mundo tienen acceso a ella.

Pero no hay que esperar a que los gobiernos y los organismos internacionales tomen cartas en el asunto, sino que cada uno puede poner su pequeño granito de arena en su día a día. “Todo el mundo tiene un papel que desempeñar”, aseguran desde Naciones Unidas, y es que haciendo un uso responsable de este recurso imprescindible ya estaremos contribuyendo positivamente al futuro del planeta.

Aun así, es urgente que se protejan los océanos y los humedales, que se adopten técnicas agrícolas responsables y que se reutilicen de manera segura las aguas residuales. También hacer un uso más eficiente con sistemas de producción circular y asimilar un estilo de vida concienciado con el impacto de nuestra vida en el medio ambiente.

La puesta en práctica de estos métodos y disposiciones servirá para reducir los gases de efecto invernadero y a cuidar nuestro recurso natural más preciado, y también a abrir enormes oportunidades para las economías de un gran número de países.

Es cierto que el cambio climático y sus consecuencias pueden ser desalentadoras y que estos mensajes de advertencia por parte de organizaciones como las Naciones Unidas pueden causar miedo, pero es necesario conocer la situación actual del agua en el planeta y el papel que aún podemos desempeñar al respecto de su conservación.

Para tomar conciencia, miles de personas están registrando sus acciones climáticas en la página web de ActNow de la ONU, donde se pueden ver todos los cambios que podemos aplicar en nuestro estilo de vida para salvar el planeta. Así que adelante, da el paso y súmate al movimiento por la conservación del agua y, por ende, de la Tierra.