Si la semana pasada os hablábamos de las famosas islas de plástico que se están formando en el océano en los últimos tiempos, hoy queremos mostraros una noticia positiva. Y es que, siguiendo la línea de Costa Rica, Chile se ha sumado a la lucha contra la basura plástica y ha aprobado la restricción de las bolsas de plástico en las ciudades costeras del país. Una acción que aplaudimos desde SORBOS, y que sirve como un primer gran paso que esperemos sea replicado por muchos otros países en el mundo.

Nuestros peces mueren por ingesta de plástico o por estrangulamiento con el plástico, por tanto, es una tarea en la que todos tenemos que colaborar. La reducción de residuos plásticos arrojados al mar es una tarea que sólo sacaremos adelante si todos cambiamos nuestros comportamientos y en toda la cadena: producción, consumo, comercio, manejo de residuos, fiscalización y, por supuesto, educación”, aseguró recientemente Michelle Batelet, presidenta de Chile.

De acuerdo con las estadísticas de la ONU, los desechos marinos están afectando a más de 800 especies animales y causando pérdidas en todas las costas del mundo equivalentes a más de 13.000 millones de dólares. Lamentablemente, acabar con las pajitas de plástico o las bolsas -en determinados países- no es suficiente. Hay que seguir concienciando al mundo de que el plástico destruye ecosistema y empeora nuestra calidad de vida. Sin embargo, en SORBOS aplaudimos gestos como el que ha aprobado recientemente Chile.

Como ya sabéis, SORBOS con sus pajitas comestibles, está absolutamente comprometido con la batalla contra el plástico, una pelea que poco a poco estamos ganando, pese a que aún quede muchísimo camino que recorrer. Nuestras pajitas siempre serán respetuosas con el medio ambiente: son biodegradables y ofrecen una experiencia distinta al consumidor, puesto que están hechas con los sabores tradicionales y además son comestibles.