Esta semana, mientras navegábamos por Internet, descubrimos gracias a los compañeros de www.salyroca.es la historia de los 13 cachalotes que aparecieron muertos en Alemania con el estómago lleno de plástico.

No es habitual que veamos cifras tan elevadas, y menos en caso de crías. Pues bien, al hacer la autopsia se descubrió una gran cantidad de plástico en su interior, junto a residuos como una red de pesca, un trozo del motor de coche y cubos de plástico. Un hecho que nos horroriza, ya que esta es una lucha que SORBOS abandera desde el día de su fundación a través de sus pajitas biodegradables y comestibles.

albatrosPues bien, por desgracia, este no es el único caso. De hecho, la basura plástica es ya el pan de cada día para los animales. Existen casos muy conocidos, como el de los albatros de la isla de Midway, que alimentan a sus crías con objetos de plástico que confunden con comida. Es el paradigma de lo que es hoy el medio ambiente para muchos de nuestros animales: el plástico está tan presente en su ecosistema que ya hasta lo confunden con alimento. También tortugas marinas, peces, marisco… Por no hablar de otras criaturas terrestres, como las aves o incluso los elefantes. En fin, como apuntan los amigos de www.elplasticomata.com, se calcula que el plástico mata 1 millón de aves marinas y más de 100.000 mamíferos marinos y tortugas cada año. Terrible. Intolerable.

En SORBOS no nos callaremos. Ni nos detendremos en nuestra lucha. Seguiremos denunciando el inmenso daño que causa algo tan aparentemente inofensivo como el plástico en nuestro planeta. Hasta que no nos concienciemos de que el enemigo lo fabricamos nosotros, con nuestras manos, no cambiaremos el mundo. Por eso nuestras pajitas siempre estarán comprometidas con el medio ambiente, con sus características únicas en el planeta. Porque es nuestra forma de acabar con el plástico.